Content NewsMedio Ambiente

Huella de carbono: la marca de nuestro paso por la tierra

Todo ser humano deja una marca. En los seres queridos, en los amigos, en la familia. Y también lo deja en la tierra: NUESTRA HUELLA DE CARBONO.

La definición precisa: huella de carbono es la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que produce el ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias, es la huella que deja nuestro paso en el planeta.  Esta huella se expresa en toneladas de CO2 emitidas.

Entonces todos dejamos una huella de carbono en el planeta. Esta huella varía de acuerdo a lo que consumimos, nuestros hábitos, nuestras rutinas, nuestro consumo energético, en cuánto tiempo usamos el agua para ducharnos, cuántas veces sacamos el auto, en qué medio de transporte vamos a trabajar, etc.

Y por supuesto cada empresa, fábrica, pyme, deja también su huella de carbono.  El IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) asegura que las probabilidades de que el cambio climático se deba al ser humano y sus actividades es de hasta un 95%.

Con lo cual la relación entre la huella de carbono y el calentamiento global es directa. El Calentamiento Global, está definido como la acumulación de gases de efecto invernadero, principalmente CO2, procedente casi en un 100% de la quema de combustibles fósiles, que se acumulan en la atmósfera y retienen parte del calor que emite la Tierra.

Economía sustentable y huella de carbono

Todos los productos e insumos que se fabrican en el mundo dejan una huella de carbono. Para conocer esta huella de carbono, se deben analizar todas las actividades de su ciclo de producción y de vida: cómo se consiguen las materias primas, cómo se fabrica, su transporte, su uso, y hasta cómo se gestiona como residuo.

Las empresas, fábricas e industrias; y las grandes ciudades son las principales generadoras de C02 en la atmósfera. Las nuevas tendencias medioambientales, como las empresas denominadas B, las empresas que miden la huella de carbono de sus productos, tendientes a cuidar y preservar el medio ambiente, están ganando terreno y abriendo una nueva forma que cambió el panorama de la producción en masa.

La pregunta es:  ¿hacia dónde van los países desarrollados?

Marcos Uribelarrea, Director de negocio papel de LEDESMA, sostiene:

«Los países europeos vienen marcando el camino en este tema desde hace años. El Pacto Verde firmado por la CE establece compromisos bien claros de los pasos a implementar. El objetivo establecido es no solo dejar de incrementar el cambio climático sino revertirlo (el planeta ha incrementado su temperatura un grado en las últimas décadas y el objetivo es no solo no subirlo mas sino bajar la temperatura a donde estaba).

El COVID-19 ha planteado en la CE la necesidad de acelerar la implementación de Pacto Verde sobre la base de que además de imprescindible para salvarnos como dice David Attenborough es una oportunidad enorme de generación de nuevos empleos en virtud de la nueva realidad post- pandemia.

El resto del planeta está avanzando lentamente, pero a partir de los compromisos asumidos por las compañías globales el tema de la necesidad de medir la huella de carbono de los productos y servicios será un deber ser para poder seguir operando. Esto se puede observar en todas las acciones y compromisos que las grandes compañías están asumiendo para el 2025 o a más tardar el 2030 en tema como eliminación de plásticos de un solo uso, incorporar materiales biodegradables en su packaging, reducción del embalaje, etc. Y ahora se suma el requerimiento de la compostabilidad como un nuevo requerimiento en estos materiales. Nosotros con Ledesma NAT lo estamos viendo. El que tenga prácticamente una huella neutra lo posiciona de una manera diferente.Un paso más en este mundo más sustentable (por ejemplo, Francia acaba de promulgar a principios de este año una ley cuyo plazo final de implementación es 2025) de reducir inclusive el uso de materiales reciclables sobre la premisa que aun teniendo tasas altísimas de recuperación esta forma de consumir no es sostenible (ejemplo los supermercados que venden alimentos a granel y el consumidor lleva su propio envase. O una marca de productos de limpieza amigables con el MA que llevas el envase y haces refeel en el punto de venta). No está claro cuanto crecerá esta tendencia y sobre todo la masividad», finaliza Marcos Uribelarrea.

EN BUSCA DE LA NEUTRALIDAD EN CARBONO

¿Qué es la neutralidad de carbono? es el equilibrio entre las emisiones de dióxido de carbono con la cantidad equivalente a la retirada de la atmósfera.

Además de la calculadora de huella de carbono para conocer con más exactitud cuánto CO2 generamos, reducir el consumo es lo más eficiente para ahorrar emisiones al planeta. Reducir la adquisición y el uso de productos, reutilizar y reciclar, es la mejor vía para ello. Las famosas 3 erres de la sostenibilidad (reciclar, reducir y reutilizar), son la guía para reducir la huella de carbono.

La ONU y La Unión Europea llegaron a la conclusión de que es fundamental ser neutros en carbono para el año 2050.  Tenemos un plazo de 3 décadas para lograrlo.

Obviamente llegamos finalmente a lo mas difícil: ¿CÓMO?  Existen, por suerte,  varias formas de lograrlo: reducción  y eficientización del consumo energético, el cambio en la manera de producir y consumir, el tratamiento de los desechos, la reutilización de los recursos.

Neutralidad en carbono: ¿de dónde partimos?

El cambio climático no se ha frenado con la pandemia de coronavirus. Si bien hubo una merma transitoria, producto del confinamiento y el parate en la economía, las emisiones de dióxido de carbono están volviendo a los niveles previos a la pandemia.En este momento, la forma de producir que tiene el mundo está basada casi exclusivamente en el uso de los combustibles fósiles. Esto deja una huella muy perjudicial para el medioambiente.

El plan para alcanzar la neutralidad debe incluir:

– Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

– Apostar por un modelo de producción mas sostenible

Reducción de emisiones

La primera medida para reducir las emisiones de CO2 es, sin lugar a dudas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Gobierno y empresas deben comprometerse a poner en práctica formas y políticas medioambientales muy especificas y rigurosas.

Es necesario actuar en todos los ámbitos de la economía: incorporar tecnologías amigables con el medio ambiente; apoyar, desde los gobiernos, a la industria para que innove; sistemas de transporte público y privado más limpios, descarbonizar el sector de la energía sustituyéndolo por uno mas sustentable

Fiscalización energética

En este punto estamos hablando básicamente de un mecanismo para quienes no pueden evitar contaminar y apunta a que compensen sus emisiones de CO2.

Los sistemas bien diseñados de impuestos sobre la energía contaminante, impulsan a las personas y a los empresarios a optar por las fuentes de energía limpias sobre las contaminantes.

Mercados de carbono

Este concepto nace de la necesidad de tener en cuenta el daño ambiental, social y económico que se produce al emitir gases contaminantes. Algunos economistas lo denominan “asumir una externalidad negativa”.

Se le asigna un precio a las emisiones de gases de efecto invernadero que ayude a redirigir la inversión de gobiernos y empresas hacía modelos de producción y consumo menos contaminantes.

El mercado de emisiones, fue la primera iniciativa para fijarle un precio a la emisión de gases contaminantes. En él, se fija un volumen máximo permitido de emisión

Aranceles a productos contaminantes

El impuesto fronterizo al CO2 se aplica a los bienes importados en función de su intensidad de carbono, es decir, de las emisiones de carbono que han sido necesarias para producir esos bienes. Esto significa que las empresas tienen que pagar una tarifa de importación equivalente al coste de los permisos de emisión de CO2 que las empresas nacionales pagan por producir el mismo producto.

Y ¿cómo influye esto en la producción en masa o a gran escala? tomemos como ejemplo el caso del papel.

¿Cómo cambia la industria del papel?

«La industria del papel va a buscar, como toda industria seria que se precie, disminuir su huella de agua y huella de carbono. En el tema de huella de carbono, el uso de energías renovables en las plantas, programas de eficiencia energética, el manejo de la logística buscando minimizar consumo de combustible optimizando la distribución, el cierre de circuitos para minimizar efluentes a tratar, etc, son algunas de las herramientas que se están usando con miras a la disminución de las emisiones de CO2 equivalente, sostiene Humberto Sola – Dirección Innovación Energía y Medio Ambiente, LEDESMA

«Ledesma viene trabajando con un programa de aumento de la generación de energía renovable a partir del uso de malhoja de la caña, lo que permite reemplazar combustible fósil, en este caso gas natural. Ha realizado durante 2019 actividades de formación en eficiencia energética, en un programa del gobierno nacional en conjunto con la Unión Europea y la Fundación Bariloche, y está comenzando a implementar mejoras que surgieron a posterior de esta actividad. Esto claramente va en el sentido de búsqueda de menor emisiones de gases de efecto invernadero.», finaliza Humberto Sola – Dirección Innovación Energía y Medio Ambiente, LEDESMA

Las alarmas ya se dispararon. Todavía estamos a tiempo. Tenemos que comenzar ahora. El cronometro ya empezó a correr.

 

 

 

 

 

Publicaciones anteriores

Participa en nuestras guías de servicios

Próxima publicación

El Ecoparque reabrió sus puertas, mirá la entrevista a Federico Iglesias, subsecretario.

El autor

Juan Miceli

Juan Miceli

Periodista.
Paisajista. Egresado de Pampa Infinita.
Técnico en Producción Agropecuaria.
Licenciado de Relaciones Internacionales.

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *