JardineriaNaturaleza en series y canciones

Grandes estrellas ocultas en la serie «Billions»: Ficus Pandurata y el parque four freedoms

Billions es una serie de televisión norteamericana creada por Brian KoppelmanDavid Levien, y Andrew Ross Sorkin, protagonizada por Paul Giamatti y Damian Lewis, estrenada en Showtime. La serie se basa libremente en las actividades de la cruzada fiscal federal de los delitos financieros de Chuck Rhodes, el fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, y sus batallas legales con el gestor de fondos de cobertura Bobby Axelrod de AXE Capital. La segunda temporada se estrenó el 19 de febrero de 2017.

Y pareciera que alguno de los que trabajan en la ambientación escenográfica ama el «ficus pandurata» quién se convierte en una estrella oculta detrás de las mejores escenas.

Podemos encontrarla en la oficina de Wendy Rhoades cuando conversa con los traders de la oficina:

El personaje, interpretado por Maggie Siff, Wendy Rhoades, nos da una mirada a la del Performance Coach, cuyo trabajo como asesor interno de una firma de Inversión, es mantener a los brillantes ejecutivos de inversión operando en el más alto nivel de desempeño
Bobby «Axe» Axelrod, un ambicioso gestor de fondos que provino de humildes comienzos. Fue uno de los supervivientes del fondo de cobertura durante los ataques del 11 de septiembre, y por lo tanto paga las matrículas universitarias de los hijos de sus excolegas. Es extremadamente caritativo y generoso en público, pero utiliza el abuso de información privilegiada y el soborno para aumentar la enorme riqueza de su empresa. Wendy Rhoades, una psiquiatra auto-poseída, motivada y extremadamente exitosa. Ella tiene una relación fuerte con Axelrod, su jefe, para quien ha estado trabajando durante más de 15 años.

También en otras partes de uso común de la oficina:

Mike Wagner, la mano de derecha de Bobby Axlroad, en una terapia de abrazos dentro de una de las oficinas.

Hasta también la encontramos en la oficina de los competidores!!!

Y hasta en la propia casa de Wendy y Chuck Rhoades:

Ficus Pandurata, comúnmente conocido como higuera hoja de violín, antes se comercializaba con el nombre de Ficus lyrata. Es una especie de planta con flores perteneciente a la familia Moraceae. Es originaria de África Occidental, desde Camerún al oeste hasta Sierra Leona, donde crece en las tierras bajas de selva tropical.

Arriba: un ejemplo de una hoja lirata. Las hojas de Ficus lyrata son liratas, lo que significa que se asemejan a una lira.
Las hojas son de forma variable, pero a menudo cuentan con un ápice ancho y un centro angosto que se asemeja a una lira o violín, pueden llegar hasta 45 cm de largo y 30 cm de ancho, aunque generalmente son más pequeñas.

Es polinizado por avispas de los higos de los géneros Pegoscapus o Pleistodontes. El fruto es un higo verde.

Es una árbol ornamental popular en jardines tropicales y subtropicales, y también se cultiva como planta de interior en áreas templadas, donde por lo general se mantiene más bajo, no florece ni da frutos. Es resistente hasta 10 °C, por lo que un ejemplar puede colocarse en exteriores durante períodos cálidos.

Esta planta ha ganado el Galardón al Mérito en Jardinería de la Real Sociedad de Horticultura.


Dentro de esta serie nos encontramos también con una gran obra arquitectónica. Wendy Rhoades y Taylor se encuentran en éste parque, el cuál contiene una gran historia.

Louis Isadore Kahn (su nombre original era Itze-Leib Schmuilowsky) (20 de febrero de 1901 – 17 de marzo de 1974) fue un renombrado arquitecto asentado en Filadelfia (Estados Unidos). Después de trabajar en varios estudios en esa ciudad, fundó el suyo propio en 1935. Al mismo tiempo que dirigía su estudio se dedicó también a la crítica del diseño y a la docencia en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale de 1947 a 1957. Desde este último año, 1957 hasta su muerte fue profesor de Arquitectura en la Escuela de Diseño en la Universidad de Pensilvania. El estilo de Kahn, influenciado por las antiguas ruinas, tiende a la monumentalidad y al monolitismo, a la intemporalidad. Sus edificios no esconden su peso, sus materiales o su forma de construirse.

“La elección de la estructura es sinónimo de la elección de la luz que da forma a ese espacio. La luz artificial es sólo un breve momento estático de la luz, es la luz de la noche y nunca puede igualar a los matices creados por las horas del día y la maravilla de las estaciones.”

En Manhattan el parque Four Freedoms rememora al antiguo presidente de Estados Unidos, Franklin Roosvelt. El parque diseñado por el reconocido arquitecto moderno Louis Kahn (1901-1974) el año 1974 antes de su muerte, es el único proyecto construido del arquitecto en Nueva York. Cuando fue diseñado originalmente, no pudo ser construido por temas de financiamiento, y nunca fue concretado. Esta situación cambió el año 2005 cuando un grupo de ciudadanos se unieron para lograr su realización.

El parque se ubica en la punta de la Isla Roosvelt, que se encuentra en el East River, y anteriormente fue llamada Isla Welfare hasta que se propuso el proyecto. La forma triangular del parque cuenta con dos filas de árboles en sus lados. Más que cantidad de elementos lo que hace este parque tan especial es la disposición de los pocos, y las increíbles vistas que se enmarcan desde ahí. Al final del parque hay un pequeño cuadrado que invita a descansar y contemplar, hecho de toneladas de granito, tal como las especificaciones del arquitecto lo indicaban.

Cuando el arquitecto estadounidense Louis Kahn se derrumbó por un ataque al corazón en los baños del Penn Station de Nueva York en 1974, dejó detrás de sí un montón de cabos sueltos. Había tres niños, de tres mujeres diferentes, que vivían a unos pocos kilómetros el uno del otro pero que sólo se conocerían después de su muerte. Allí estaba su despacho en duelo, en donde dejó 500,000 dólares de deuda. Y, escondido en sus cuadernos de bocetos, había un juego completo de planos para un proyecto no realizado, uno que permanecería en estado latente en su archivo durante casi 40 años.

Algunos de estos dibujos están en exhibición en el Reino Unido por primera vez, en una retrospectiva fascinante de la obra del arquitecto en el Design Museum de Londres.

El espectáculo desmenuza la carrera de este maestro de desarrollo tardío, quien sólo completó su primer edificio en sus 50s, pero cuyos proyectos han demostrado ser unos de los más influyentes del siglo 20. Desde el quemado por el sol Salk Institute for Biological Studies (Instituto Salk para Estudios Biológicos) en California, donde una plaza se abre hacia el Pacífico está enmarcada por hileras de salas de estudio, a los patios cósmicos del Instituto Indio de Gestión en Ahmedabad (Indian Institute of Management), sus edificios tienen el poder de las antiguas ruinas, sus formas masivas y monolíticas poseen un aire atemporal, de otro mundo.

Algunos de estos bocetos, garabateados en lápiz y carboncillo con una energía desaliñada, representan una caja, de la que se extiende un largo y estrecho paisaje indistinto. Otros muestran un cometa geométricamente extraño dejando un rastro brumoso de árboles a su paso. Otros muestran un triángulo truncado cubierto con lo que podría ser un ojo que todo lo ve.

A diferencia de las avenidas axiales, los tempiettos clásicos y los jardines bien cuidados favorecidos en Washington DC, los monumentos presidenciales de Nueva York han tendido a adoptar la forma de grandes trozos de infraestructura de transporte. John F Kennedy tiene un aeropuerto, George Washington tuvo un puente, Abraham Lincoln – un túnel. Pero el FDR Four Freedoms Park marca la tendencia. El sitio de cuatro acres se extiende como una punta de flecha de piedra desde el extremo sur de la isla de Roosevelt, separando las corrientes rápidas del río Este. De pie sobre sus puntas se siente como estar en la proa de un barco: las focas toman sol en las rocas al frente, mientras que las aguas hacia el oeste están enmarcadas por la pared del acantilado de Manhattan, y al este por el revoltijo de Queens.

Altos bloques de granito alinean el borde de esta terraza de techo abierto, que se alcanza a través de un estrecho césped que desciende suavemente rodeado de tilos. Se trata de una composición de elemental simplicidad , pero con un inmenso poder espacial: es un poco como estar solo en una habitación en el extremo de la tierra, con el mundo entero enfocado detrás de usted en un solo punto. “Tenía esta idea de que un monumento debería ser una habitación y un jardín, eso es todo lo que tenía”, dijo Kahn en 1973. “El jardín es de alguna manera una especie personal de control de la naturaleza. Y la habitación era el principio de la arquitectura.”

 


Fuentes:

https://planosdecasas.net/obra-postuma-de-louis-kahn-2/

https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-233370/se-inaguro-parque-disenado-por-louis-kahn-en-manhattan

Publicaciones anteriores

Productos Terrafertil

Próxima publicación

Arquitecta con sensibilidad al paisaje

El autor

Milagros Seijas

Milagros Seijas

Periodista. Egresada de la Universidad Católica Argentina.
Paisajista. Estudiante de la Sociedad Argentina de Horticultura.
Jardinería. Escuela Hall, Universidad de Buenos Aires.

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *