Medio Ambiente

La Sachetera: sachets convertidos en esperanza

Goda Dodero, es vestuarista y fundadora de La Sachetera.

Gabriela es su nombre pero la manera en que todos la llaman es Goga Dodero y es creadora de este gran proyecto “La Sachetera” que empezó en el año 2012 y comienza por un bolso que le regaló una amiga: “eso me cambió la mirada porque el bolso estaba confeccionado con sachets, descubrí las propiedades que tenía: impermeable, un material fuerte. Pasaron los meses y me fui de campamento, en una noche de lluvia se me ocurrió que se podían hacer bolsas de dormir, ahí tuve claro que quería hacer un proyecto solidario”, cuenta Goga.

“Existe un grupo que sale de recorrida en Pacheco a ayudar a la gente que está viviendo en la calle, ellos necesitaban una ayuda extra porque había mucha humedad y la gente amanecía mojada, me animé y no me importó nada empecé a coser las bolsas de dormir, me ayudó mi hija, contaba con mi mamá que también sabe coser alguna amiga también, y después amigas de amigas empezamos siendo 3, 4 y terminamos siendo 50 en el primer año.”

Para nosotros fue emocionante conocer a este grupo tan motivado, trabajar en equipo para darle una mano a alguien que está pasando por un trance difícil.

– ¿En qué se basa el proyecto?

-La sachetera es un proyecto solidario, ambiental, y 100% voluntario eso significa que ninguna de las voluntarias cobra dinero por ser parte del proyecto reutilizamos los sachets. Somos el primer proyecto que realiza esto y trabajamos mucho para lograrlo. Se armaron campañas masivas en distintas partes del país y con el sachet que es polietileno reciclable lo que se hace es sellarlo, coserlo o unirlo con plancha porque con el calor funciona muy bien.

Realizamos productos impermeables para proteger a quienes mas lo necesitan pueden ser personas que estés viviendo en la calle, viviendas vulnerables para techos o paredes, personas que están atravesando una inundación y tienen que volver a sus hogares.

Hacemos ponchos para escuelas rurales y de alta montaña, también tenemos toda una parte de juegos didácticos. El proyecto fue creciendo en diferentes caminos y lugares.

"Con una mesa alcanza para empezar un proyecto solidario. Una vez al mes, el comedor de casa se convierte en taller".

-¿Cómo se conforma el equipo?

-La Sachetera es un equipo que está liderado por mujeres, somos distintos grupos en distintos lugares, nosotros somos el grupo madre que estamos en zona norte, Beccar, luego hay grupos en La Plata, en 3 de febrero, en Balcarce, en Tandil, en Resistencia, en Hurlingham, en CABA, en Montevideo, Uruguay, y el proyecto también se aloja en varios colegios donde La Sachetera funciona como taller y voluntariado para sus alumnos. Somos fijas 100 voluntarias en todos los grupos y tenemos una producción de 1200 prendas por año, tenemos encuentros mensuales que van de marzo y terminan con la primavera, si hace frío se extiende un mes más.

-¿Qué campañas existen dentro del proyecto?

-Este año somos parte de una campaña que se llama “El otro frío” la cuál está ideada por el Consejo Publicitario Argentino, fuimos convocadas tres fundaciones: Fundación Espartano, Caminos Solidarios Argentinos y nosotras para ayudar a las personas que están en situación de calle.

La idea es que nosotras pasemos nuestros conocimientos a la Fundación Espartano que tienen personas que están privadas de su libertad en el penal de San Martín, son 13 grupos en total que van a poner sus manos en acción para transformar los sachets en protectores aislantes que finalmente van a ser repartidos por Caminos Solidarios a personas que están en la calle o en comedores. Calculamos poder hacer 1100 aislantes con lo cuál vamos a necesitar 200.000 sachets.

-¿Tengo un Sachet a dónde los llevo?

-Está campaña se realiza en todo AMBA el link del mapa está aquí: https://www.instagram.com/stories/highlights/17865267301988464/

También se suman 2500 puestos de diarios repartidos en las principales avenidas.

– ¿Cuál es el impacto en la gente al saber de este proyecto?

Las personas pueden sentirse identificadas en muchos puntos o agradecidos porque toca lo ambiental, el reciclado y la reutilización, también lo solidario y la ayuda al otro.

La transformación es de una manera tan sencilla que no tiene un método industrial eso lo hace más posible, simplemente con una plancha que es algo que todos tenemos en nuestra casa podemos hacer. Hay tutoriales que te enseñan como hacerlo, y ves las caras de como se va transformando: un sachet se une con otro, con otro y con otro y de repente tenes un objeto que puede ayudar a otra persona eso es maravilloso el impacto es beneficioso para todos y es reconfortante el esfuerzo de haberlo sostenido en todos estos años.

– ¿Podrías haber imaginado que de un Sachet surgiera todo esto?

En este momento estoy cumpliendo un sueño, desde un principio vi que era algo posible, que era fácil de replicar que podía estar en cualquier lugar del país. Veía muy claro a donde quería llegar. Mi deseo es que las personas no estén en la calle, que no exista esta necesidad tan tremenda del desarraigo, de no tener hogar. Estas recorridas que se hacen todas las noches es una oportunidad para que se vuelvan a vincular con la sociedad. Siempre tuve este sueño de poder ayudar, estoy viendo que se hace realidad, me hace feliz y estoy muy agradecida.

 


Para más información:

https://www.facebook.com/LaSachetera

https://www.instagram.com/lasachetera

Publicaciones anteriores

Desert Botanical Garden en Arizona

Próxima publicación

El intendente de Necochea, Rojas, observó los trabajos del diseño presentado por Juan Miceli en Av. 58

El autor

Milagros Seijas

Milagros Seijas

Periodista. Egresada de la Universidad Católica Argentina.
Paisajista. Estudiante de la Sociedad Argentina de Horticultura.
Jardinería. Escuela Hall, Universidad de Buenos Aires.

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *