Medio Ambiente

LA REVOLUCION DE LAS BICICLETAS

En medio de la pandemia del covid-19, la bicicleta se ubicó como el gran sustituto del transporte público. Las restricciones al uso del transporte público tradicional sumado a que la gente optó por el transporte al aire libre como forma de evitar lugares cerrados o concurridos, hizo que el uso de la bicicleta creciera en forma exponencial.

Para dar algunos ejemplos de esto, La Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires, llevó a cabo conteos en distintas calles y avenidas, y registró que en las últimas semanas hubo un aumento de hasta 114% de viajes en bicicleta, en comparación con el año pasado. Mientras que en 2019 sólo 0,4% de los viajes de la Ciudad se hacían en bicicleta; antes de la pandemia ese porcentaje ya había ascendido al 4%, alrededor de 300 mil viajes.

Imagen de Pexels en Pixabay

Según la Cámara Industrial de la motocicleta, bicicleta, rodados y afines, este año se triplicó la demanda de bicicletas que en el 2017, que fue el último año de buenos registros (se vendieron un millón y medio contra 800.000 en 2018 y unas 600.000 en 2019)”. En el 2020, en plena pandemia, la cifra rondó los 4.5 millones. En muchos casos la demanda era tal, que la entrega tardaba varios meses.

Parte por el covid 19, parte por la tendencia mundial que viene creciendo con respecto a la búsqueda de transporte sustentable que no dañe al medio ambiente, el uso de las bicis para pasear, trasladarse de un lado a otro, ir a trabajar, etc. está aliviando cada vez mas el tráfico y la contaminación que tienen todas las ciudades. La bicicleta juega un rol clave como alternativa al transporte público. Y no solo la bicicleta tiene beneficios en evitar contagios en el transporte público, también mejora nuestra salud y la del planeta.

Ciudades amigables con la bici

La salud de las personas, ciudades más limpias y con menos tráfico y el respeto de la distancia social son algunas de las razones que hacen a la bicicleta una alternativa sustentable al transporte público tradicional. Pero esto tiene que estar acompañado de políticas públicas que fomenten su uso, que generen bicisendas y un trazado urbano amigable. También alternativas de lugares para dejar la bicicleta en espacios públicos seguros. Las ciudades tienen que empezar a ser amigables con el uso de la bicicleta.  Varias ciudades están haciendo mucho para lograrlo, pero falta.

Ejemplos de esto encontramos en Wuhan, 1 de cada 5 personas se desplazaron en bicicletas compartidas para acudir a los hospitales en esta urbe, epicentro del covid 19. En Bruselas tienen prioridad los ciclistas y peatones desde el mes de marzo. Nueva York, París o Roma llevan años fomentando el uso de la bicicleta y la creación de carriles específicos. Sin ir mas lejos la ciudad de Buenos Aires cuenta con un trazado de red de bicisenda.

Si tuviéramos que hacer un ranking de ciudades «bike friendly», tenemos a Copenhague como la número uno. Con mas de 400 kilómetros de bicisenda, posibilidad de alquilar bicis las 24 hs del día y GPS en cada bicicleta que te marcan los principales puntos turísticos, la capital danesa hace punta.

En segundo lugar encontramos a Amsterdam (Holanda). El 50 por ciento de la población se mueve en bici y se calcula que hay mas cantidad de bicicletas que de habitantes.

En tercer lugar tenemos a Barcelona (España), en cuarto lugar a Monteral (Canadá) y en el quinto lugar a Berlín (Alemania).

Buenos Aires, en esta lista, ocupa el lugar número 14, y es la primera que aparece de América Latina.

La bicicleta y sus beneficios

Mas allá de lo que comentamos anteriormente el uso de la bicicleta tiene varias ventajas y beneficios. Aquí van alguno de ellos.

Beneficio para la salud

El uso de la bicicleta mejora la salud mental y física:
– Reduce los niveles de colesterol en la sangre.
– Baja los niveles de estrés. Mejora el estado de ánimo.
– Combate la obesidad y el sedentarismo
– Mejorar la coordinación motriz.
– Mejora el sistema respiratorio y cardíaco.
– Reduce los riesgos de sufrir infarto o ataques cerebrovasculares.
– Tonifica los músculos.

Beneficio el medio ambiente

El uso de la bicicleta es un medio de transporte limpio y sostenible. Contribuye a la conservación del medioambiente, ya que no produce gases tóxicos. Evita los problemas de tránsito, y alivia el problema del estacionamiento, ya que 16 bicicletas ocupan lo mismo que un auto.

Mejora la economía

Es una de las mejores alternativas al transporte público. Además como alternativa al auto, la bici es más duradera y mucho más económica.
– Su coste de inversión es mucho menor que el de cualquier transporte privado.
– Su mantenimiento es muy económico: el 5 % de lo que cuesta el mantenimiento de un auto (no gasta ni en combustible ni en peajes y sus repuestos son muy económicos)

Y como si todo esto fuera poco, usando la bicicleta llegamos antes a nuestros destinos, ya que evitamos la congestión de tránsito y las aglomeraciones de gente.

Pero lo mas importante de todo es que, está probado, andar en bicicleta aumenta la felicidad. ¡Pruébenlo, nos lo van a agradecer!

Publicaciones anteriores

"Aequorea" una ciudad futurista realizada con plásticos del séptimo continente

Próxima publicación

Solución para espacios difíciles del jardín. El recurso de los “cubresuelos” y “tapizantes”

El autor

Gonzalo Manrique

Gonzalo Manrique

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.