Medio Ambiente

Cosecha de lluvia

Suena raro, suena difícil, suena lejano. Pero no, está pasando y está pasando acá en Argentina. De a poco, pero es una práctica que ya llegó.

En realidad de novedoso no tiene nada. «La cosecha de lluvia es milenaria» nos dice El Licenciado Sebastián Nelson, Jefe del Depto de cosecha de lluvia de HMSA (Hernán Manrique Sociedad Anónima). «El aljibe que todavía perdura en casi la mayoría de los cascos de los campos argentinos, es nada mas y nada menos que un sistema rudimentario de cosecha de lluvia.»

Pero primero a lo primero; ¿qué es la cosecha de lluvia?: la cosecha de lluvia es el almacenamiento y reutilización de agua de lluvia para usos que no requieren agua potable. Limpieza en general, riego de exteriores, circuitos de calefacción, lavarropas, inodoros, cadenas de producción en fábricas, son ejemplos de su utilización.

La cosecha de lluvia puede llegar a reducir hasta un 50% de los consumos de agua potable en un hogar y hasta un 85 % de los consumos en instalaciones comerciales. «Las empresas son las que mas se benefician con este sistema, porque su capacidad de almacenaje es mas grande que el de una casa particular, y porque el uso de agua no potable es muchísimo mayor, en proporción, que el de un hogar. Muchas fábricas la usan, también, para su linea de producción», sostiene Nelson.

La cosecha de lluvia conlleva 3 ahorros fundamentales:

Económico: porque reduce los gastos fijos en la casa, negocio, fábrica o empresa

Energético: Porque se utilizan menos recursos energéticos finitos

Medioambientales: Porque al usar energía limpia, no se afecta al medio ambiente

La recolección del agua puede ser muy sencilla o mas compleja dependiendo del espacio, para que se va a usar, el tamaño y los recursos con los que se cuentan. Puede ser a base de canales que recolectan el agua de lluvia que viene del techo, pasan por un filtro que le quita parte de los sedimentos y después pasa al lugar del almacenamiento, o mas sencillos poniendo recipientes en techos, balcones o jardines para recolectarla y después poder usarla

¿POR QUÉ USAR COSECHA DE LLUVIA?

La cosecha de lluvia se puede usar tanto en casas particulares, como en empresas y fábricas. En Argentina todavía lo que inclina la balanza es un tema filosófico: «la elección del sistema de cosecha de lluvia en Argentina tiene un lado mas conceptual que económico. Las empresas lo adoptan, en su mayoría, por una cuestión de rédito sustentable y conciencia del cuidado del medio ambiente y no por un tema meramente económico», dice el Licenciado Nelson.

Esta decisión, sin embargo, se observa mas claramente en las casas particulares. «En Europa (y en Uruguay por ejemplo) la elección de este sistema tiene un fuerte costado económico, porque el agua en Europa (y en Uruguay) es cara. En Argentina no pasa lo mismo. Acá el agua es barata (comparada con el gas y la electricidad) y el sistema no. Para una casa promedio con jardín y 5 habitantes la colocación del equipo ronda los 6000 dolares. Difícilmente se recupere esa inversión en el corto plazo.  Los que se inclinan por este sistema lo hacen casi en su totalidad por una cuestión filosófica:  el compromiso personal por el cuidado del medio ambiente y el ahorro de recursos finitos». Tengamos en cuenta que en Argentina todavía, en la mayor parte del país, no existen medidores para que cada cual pague según la cantidad de agua que usa.

Pero, ¿como es la ecuación?; es una pregunta que el jefe del depto de cosecha de lluvia de HMSA, Sebastián Nelson, responde fácil:

«El calculo resumido es así: Por cada 1 ml de lluvia se junta 1 litro por metro cuadrado. Una lluvia de 1 ml es una lluvia muy chica con lo cual el sistema permite almacenar una gran cantidad de agua.» Por ejemplo: en San Luis, en la Ciudad de Villa Mercedes, instalamos el sistema de cosecha de lluvia en el Estadio de Fútbol. Son 14.000 mts cuadrados de techo. Son 14.000 mts cuadrados de almacenaje de lluvia. Hoy por hoy esa cancha de fútbol se riega con agua de la cosecha.»

El agua de lluvia tiene las siguientes ventajas:

Es gratuita. No requiere de ningún tratamiento. Proporciona a plantas y pasto un riego con agua de buena calidad. Evita que los lavarropas se rompan por los altos contenidos de cal en el agua de red.

Por supuesto, ademas, ayuda en lugares que no cuentan con una red de suministro de agua, disminuye el uso de agua potable en actividades cotidianas que no lo precisan, reduce la explotación de las napas subterráneas, y colabora a no afectar el pluvial público.

Como puntos en contra, aunque pocos, figuran el que difícilmente se pueda usar el agua de lluvia como agua potable. Esto debido a la actual contaminación que contiene en varias partes del mundo. Además no se puede subsistir solamente con esta sistema, se necesita tener también agua corriente o de red. En varios lugares del mundo, es un sistema muy caro de instalar. Es muy difícil de utilizar en lugares donde llueve poco.

Pero la buena noticia es que es un sistema limpio, que va ganando mas terreno y que, al final del día, nos enseña que a veces hay cosas mas importantes que las exclusivamente económicas. Y eso lo aplaudimos.


Para más información podes visitar el sitio web de HMSA: https://www.hmsa.com.ar/

También en sus redes sociales: www.instagram.com/hmsariego

Publicaciones anteriores

El árbol sagrado de los Incas

Próxima publicación

Entregarán miles de plantines a familias trabajadoras de la tierra.

El autor

Gonzalo Manrique

Gonzalo Manrique

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.