Medio Ambiente

5 hábitos que ayudan a cuidar el medio ambiente

Algunos datos duros como para ir al hueso de la cuestión:

Según la organización mundial de la salud 9 de cada 10 personas en el mundo respiran aire contaminado. Esto provoca 7 millones de muertes anuales relacionadas con la polución del aire

Se estima que cerca de 8 millones de toneladas de desechos plásticos llegan a los océanos cada año. A este ritmo, en 2050, el océano tendrá más plástico que peces.

La cantidad de plástico acumulada en los oceanos hizo que se formaran 5 grandes islas artificiales de basura: dos en el océano Pacífico, dos en el Atlántico y una en el Índico.

Imagen de Sergei Tokmakov, Esq. en Pixabay

Las emisiones de gases de efecto invernadero en este momento, son las más altas de la historia del planeta.

Las grandes ciudades del mundo abarcan menos del 2 % de la superficie de la tierra, pero consumen el 78 % de la energía mundial y generan más del 60 % de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El período 2015-2018 es el más cálido que se haya registrado jamás. Esto confirma la continuidad y progresión en el cambio climático provocado por los gases de efecto invernadero.

Imagen de marcinjozwiak en Pixabay

¡La lista sigue y sigue!. El problema es que tenemos poco tiempo para revertir la situación. El mundo necesita cambiar ahora. Mas allá de las políticas medioambientales que los distintos países puedan poner en práctica, nosotros debemos colaborar con algunos sencillos cambios en nuestros hábitos cotidianos. Solamente con estos pocos cambios que cada uno de nosotros haga, la situación va a empezar a cambiar. Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia. Acá 5 hábitos que podemos incorporar para ayudar al planeta.

1) Uso racional de la electricidad, el agua y el gas

Imagen de Colin Behrens en Pixabay

Sin lugar a dudas ahorrar agua es uno de los primeros puntos a realizar para proteger el medio ambiente- Es un recurso vital para todos los seres vivos, es limitado y se agota. Usar mangueras para lavar el auto o la galería desperdician mucha agua. Regá las plantas por la mañana o por la tarde. Esto ayuda a usar menos agua debido a que la evaporación es menor. Por supuesto, tomar duchas cortas, cerrar la canilla mientras lavás los platos o te cepillás los dientes.

Con respecto al gas, lo principal es entender que en invierno, de día, es mejor abrigarse que poner la estufa a full. De noche uno puede subirla a la tarde y bajarla antes de irse a dormir. Evitar fugas de calor o frío por las ventanas.

Usar el aire acondicionado a 24 grados es fundamental para evitar el excesivo uso de la electricidad. El uso de lamparitas bajo consumo o de led bajan considerablemente el consumo de electricidad. Por supuesto apagar las luces en ambientes vacios. No abusar de pavas eléctricas, planchas y elementos de alto consumo.

2) Separar y disminuir la basura

Imagen de RitaE en Pixabay

Tenemos que adoptar y contagiar la regla de las 3R: Reciclar, reutilizar y reducir.

En primer lugar debemos volver a usar todo aquello que se pueda. Es una forma de evitar que estos desechos reciclables no vayan al suelo ni a los mares. El reciclaje consiste básicamente en, a través de un proceso químico,  transformar un producto para que pueda ser usado nuevamente.

Es muy importante, además, separar la basura y respetar los tachos en donde se desecha cada cosa. Es un hábito que tenemos que aprender y enseñar

Reutilizar, significa básicamente usar de nuevo las cosas que están por convertirse en basura. (las que pueden hacerlo. No estamos hablando de desechos orgánicos). Crearles otra utilidad o propósito.

Reducir, este, creemos, es el punto mas importante: es fundamental no usar cosas que no necesitamos. No pidamos innecesariamente bolsas en el super. Tenemos que reducir el consumo de artículos no reciclables, de latas y plástico.

Y por supuesto es fundamental tener conciencia de qué vamos a hacer con las cosas que ya no nos sirven. Es decir, la forma en que vamos a tirar algo al basurero.

Algunos tips:

– No arrojes las pilas a la basura, ya que mal eliminadas contaminan el suelo.

– No tires neumáticos viejos. Juntan agua y enfermedades como el dengue.

– No tires el aceite de cocinar por el caño, puede obstruir las cañerías, y pueden interrumpir procesos de tratamiento del agua.

– Equipos electrónicos nunca deben ser eliminados en los tachos de basura comunes.

3) Sustituir el auto particular

Imagen de Free-Photos en Pixabay

El vehículo particular es el transporte mas utilizado en la actualidad. y justamente por eso una de las fuentes de contaminación más grandes del mundo. En principio tenemos que usar menos el auto particular. Tratar de viajar mas en transporte público y por supuesto usar transportes alternativos que no contaminen. La bicicleta es uno de los transportes que más ha crecido con la pandemia de coronavirus. Además ya en muchas ciudades, las ciclovías y bici sendas están desarrolladas para viajar de un lado a otro. No estamos hablando de dejar de usar el auto, simplemente de bajar un poco su uso y optar por otras formas menos contaminantes.

4) Cambio en los hábitos alimentarios

Imagen de Sabrina Ripke en Pixabay

A priori uno se pregunta como puedo favorecer el medio ambiente cambiando mis comidas. La respuesta es; MUCHO. Las comidas que usan productos mas naturales ayudan a respetar y cuidar el medio ambiente. Los productos mas elaborados o procesados, vienen, en general,  en envases que contaminan; además, muchas veces tienen prácticas de producción que dañan el medio ambiente. Es cierto que, en general, los productos orgánicos son mas caros, pero la diferencia para tu salud y la del planeta es enorme.

 

5) Reducir tu huella de carbono

Este punto engloba a todos los anteriores. La huella de carbono son las emisiones de agentes contaminantes que todos los seres humanos producimos, directa o indirectamente, y liberamos en el transcurso de nuestras vidas. Es LA HUELLA QUE DEJAMOS EN EL PLANETA.

Por eso, son nuestras acciones cotidianas las que marcaran el tamaño de nuestra huella de carbono. Todas, desde el uso del auto, el agua que usamos para ducharnos, nuestra generación de basura, si usamos la bicicleta, si comemos productos orgánicos, si reciclamos o reutilizamos.

Esto no nos lo tiene que imponer nadie, salvo nuestra conciencia de que necesitamos un planeta limpio, que depende de cada uno de nosotros, sabiendo que, por el momento, es el único que tenemos.

 

Publicaciones anteriores

Huerta agroecológica: cómo manejar el agua y el riego

Próxima publicación

Por primera vez en el mundo, la Argentina clonó cebras en laboratorio

El autor

Gonzalo Manrique

Gonzalo Manrique

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.